Aseo del bebé

Una de las partes más importantes del aprendizaje de unos padres primerizos es la de realizar el aseo del bebé.

Una correcta higiene infantil se consigue siguiendo una rutina que, además de ayudar a enfrentarnos a esos momentos tan delicados, ayudan a tu bebé a adquirir poco a poco unos hábitos de higiene que le ayudarán mientras es un bebé, y en el futuro cuando se valga por si mismo para realizar dichas tareas.

Si queremos realizar un buen aseo del bebé, vamos a tener que tener en cuenta una serie de acciones que no deberemos pasar por alto.

Bañar a tu bebé todos los días

El momento del baño, además de ser un momento de tranquilidad en el que conseguimos que nuestro pequeño se relaje, ayudamos a eliminar de su piel todas esas toxinas, bacterias y restos de suciedad que se han ido acumulando a lo largo del día. Por eso, el mejor momento para realizar el aseo del bebé es justo antes de acostarse.

Cuando preparemos el baño, se deberá tener en cuenta el la temperatura del agua, que deberá estar entre los 35 y los 37 grados.

Para ello, será conveniente contar con termómetros de agua, que nos ayudarán a controlar en todo momento la temperatura a la que se encuentra nuestro hijo.

Y es que, aunque podamos seguir utilizando el método del codo que utilizaba nuestra abuela, el utilizar un termómetro de agua de bebé nos permitirá tener controlada la temperatura del agua mientras acabamos de preparar al pequeño.

Además, si eres primeriza y prefieres no arriesgarte con el codo, un termómetro de agua, que los hay de todas las formas, colores y precios, es la mejor opción.

Cepillarle y lavarle bien el pelo

Una de las partes que más se ensucia y menos se ve es el pelo. Suciedad que puede ir desde polvo hasta porciones de comida que se ha tirado por encima mientras comía. Si queremos mantener una buena higiene infantil, es fundamental mantener el pelo de nuestro pequeño limpio y aseado.

Además de lavarle el pelo, deberemos preocuparnos de que lo tenga bien aseado. Para ello podemos utilizar un peine para bebé, que no es otra cosa que un peine especialmente diseñado para que podamos peinar a nuestro hijo sin temor a que podamos hacerle daño.

Lavarle las manos y cortarle las uñas

Unas manos y unas uñas sucias son la entrada perfecta a nuestro organismo de una infinidad de bacterias y virus, que en el caso de los bebés es todavía más peligroso.

Los bebés a menudo utilizan su boca para reconocer una gran variedad de objetos que les llama la atención. Esto no debería ser un problema si nuestro bebé tiene una buena higiene infantil. Esta parte del aseo del bebé va desde lavarle las manos constantemente con agua y jabón, hasta cortarle las uñas.

Además, el cortarle las uñas evitará que de forma accidental tu pequeño se lesione a si mismo haciéndose arañazos involuntarios.

Cepillarse los dientes después de cada comida

Como en los adultos, para mantener una correcta higiene infantil, es recomendable hacer que nuestro bebé se lave los dientes después de cada una de las comidas importantes del día, ya que será algo imprescindible si queremos que las caries, la halitosis u otros problemas dentarios no afecten a nuestro pequeño.

Y aunque durante los primeros años es importante que lo ayudes a lavarse los dientes, no será hasta los 3 años cuando sería conveniente de que él ya pueda hacerlo por su cuenta.

Es muy importante enseñarle como se han de lavar correctamente, procurando que desde el principio se acostumbre a realizar correctamente un buen cepillado de dientes como parte de su aseo diario.

Para ello, existen una multitud de cepillos especializados por edades, que se adaptarán perfectamente a la edad de cada uno de nuestros hijos.

Kits de aseo infantil

Para llevar un buen aseo del bebé, una buena opción es hacerse con un pack como los que vendemos en esta tienda, que incluyen gran parte de los instrumentos que hemos comentado. De esta forma, vamos a evitar estar comprando las piezas por separado y lo tendremos todo bien recogido en un solo lugar.

Qué debe tener un kit de aseo de bebé

En un buen kit de aseo del bebé podríamos encontrar los siguientes elementos:

· Cepillo para el pelo

· Peine de bebé

· Cortauñas

· Lijas para las uñas

· Tijeras