‘¿Tienes hijos?’ Seguro que te han hecho esta pregunta muchas veces. Y así, de entrada, puede parecerte que quien te la hace quiere empatizar contigo o que se interesa por tu situación personal. Sin embargo, puede que no sea así, que esconda una intención mucho más oscura y que, dependiendo de tu respuesta, te den una noticia muy desagradable: ‘lo sentimos,  te tendremos en cuenta para futuros puestos’, ‘tu perfil no se acaba de ajustar a lo que estamos buscando’, ‘ya te llamaremos’ o incluso que te digan la verdad; ‘necesitamos total disponibilidad y teniendo [email protected]…’. Con esta dura realidad se encuentran muchas madres que deciden combinar maternidad y trabajo.

Y tú, ¿te has sentido rechazada en una entrevista de trabajo por ser madre? A mí no me ha pasado. Si bien, es verdad que, desde que tengo a Hugo, no he buscado empleo y tengo la suerte de trabajar en un lugar donde la conciliación es una prioridad.  Pero sí que, antes de ser madre, en alguna entrevista me preguntaron si lo era o si tenía pensado serlo. La verdad es que entonces no estaba en mis planes, pero tampoco se lo hubiera dicho. Es terrible pensar que esto suceda en el año 2021. Pero es así. La mayoría de empresas todavía, a día de hoy, no están preparadas para ofrecer opciones y herramientas para compaginar maternidad y trabajo. En mi opinión, no es tan difícil flexibilizar horarios y facilitar la conciliación.

¿Es posible conciliar si estás trabajando?

Entonces, si conseguir un empleo en una situación normal ya es difícil, cuando te conviertes en madre se puede convertir en una misión imposible. Sí que es verdad que hay profesiones más castigadas que otras. Aquellas en las que probablemente nunca conseguirás conciliar porque hay que trabajar casi las 24 horas del día. Por ejemplo, una periodista o una fotógrafa de prensa, una abogada que está de guardia o una policía que va a turnos. Y no solo eso, la maternidad también supone una traba para promocionar en el trabajo. En el caso del periodismo, os puedo decir que en los consejos de redacción de los dos diarios donde más he trabajado, como máximo había entre 0 y 2 jefas féminas.

Y quizás me equivoque. Pero es que me da la sensación que en la sociedad en la que vivimos se premia a aquellos que se entregan en cuerpo y alma al trabajo. Los que ofrecen disponibilidad y dedicación total a su empleo son vistos como personas responsables y exitosas. Por el contrario, las que destinan mucho tiempo a la familia y a los [email protected] o se dedican exclusivamente a su cuidado da la impresión de que lo hacen porque no han logrado el éxito profesional, porque no tienen un puesto de trabajo importante o porque no tienen dinero para que se los cuiden.

Pero ¿y si son ellos los deciden priorizar la educación y el cuidado de sus propios [email protected] y regalarles su tiempo? El futuro de tus [email protected] depende de lo que ahora le ofrezcas, por eso solamente tú puedes decidir si concilias y cómo. Eso sí, para ello es necesario disponer de herramientas que nos lo permitan.

¿Cómo conciliar maternidad y trabajo?

maternidad y trabajo

Ser madre cambia tus rutinas pero también tus prioridades. Por eso, puede que aunque seas unas de las afortunadas que han logrado mantener su puesto de trabajo tras la maternidad, no te resulte nada fácil volver a la rutina que tenías antes de ser madre. Además de pensar en el bebé todo el día, tendrás que distribuir tu tiempo y tus energías entre maternidad y trabajo.  Para conseguirlo, y aunque todavía hay mucho camino que recorrer para lograr facilidades, hoy en día, tienes muchas herramientas para poder conciliar.

  • Reducción de jornada: hacer menos horas al día te permitirá cuidar mejor de tu retoño y organizarte mejor, sin renunciar al trabajo por la maternidad. La jornada normalmente se puede reducir a la mitad o en un cuarto. Eso sí, ten en cuenta que cobrarás menos.
  • Organización: anota y apunta todo lo que tienes que hacer para optimizar al máximo el tiempo y poder llevar a cabo todas las tareas sin agobiarte y pudiendo llegar a todo, sin estresarte.
  • Canguros y guarderías de confianza: algo que estresa mucho a las madres que regresan al trabajo tras la maternidad (sobre todo los primeros días) es pensar si su [email protected] se encuentra bien, si está en buenas manos. Encontrar personas de confianza con quién dejar a los [email protected] es fundamental para poder centrarnos en el trabajo cuando nos encontramos fuera de casa.
  • Tiempo y ocio para una misma: de nuestro bienestar también depende el bienestar de nuestro pequeñ@. Por eso, es importante desconectar para poder afrontar la carga que supone combinar maternidad y trabajo. Dedicarse tiempo a una misma e invertir en actividades como yoga, pilates, leer u otras que nos interesen puede ayudarnos a ser más productivas y eficientes.
  • No sentirse culpable: si decides compaginar la maternidad y el trabajo sobre todo no te sientas culpable si debes dejar a tu bebé con los canguros o en la guardería. Tu pequeñ@ retoño está en buenas manos y no estás haciendo nada malo. Te mereces poder seguir adelante con tu vida profesional.

Escoger la mejor decisión

Muchas mujeres optan o se ven obligadas a retrasar la maternidad para poder conseguir ese ascenso que llevan tanto tiempo esperando o porque creen que su carrera profesional en un momento dado se puede ver alterada si deciden pararla para ser madres. Una decisión que puede dificultar después la concepción.

Aunque la sociedad nos exige que seamos super madres y super empleadas, combinar ambos trabajos no es fácil. Y a pesar de que los hombres cada vez contribuyen más en el cuidado de los hijos y las tareas domésticas, ellos lo tienen mucho más fácil para continuar con su carrera profesional después de tener [email protected]

Después de tener un bebé, nos encontramos entre dos mares y debemos escoger si dedicarnos a nadar en uno o entre los dos. Seguir con todo aquello que has trabajado con tanto esfuerzo durante toda tu vida (tu carrera profesional) o dejarlo todo para cuidar de esas personitas que te necesitan más que a nadie y para los que su futuro depende de ti. Para las valientes que decidimos nadar entre dos aguas, ¡fuerza, organización y paciencia!

Share

You Might Also Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Georgina Giné Martí

Finalidad: Moderación y publicación de comentarios

Legitimación: Consentimiento del interesado

Destinatarios: Sus datos no serán cedidos a terceros salvo obligación legal o los necesarios para llevar a cabo la correcta prestación del servicio

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos