La alimentación es crucial para que nuestros hijos crezcan sanos y fuertes. Por ello, cada detalle importa. Los biberones sin bisfenol están en boca de todas las madres preocupadas por la salud de sus hijos. ¿Pero sabes exactamente qué es?

Descubre la pequeña (pero gran) diferencia que hay entre los biberones convencionales y los biberones sin bisfenol. Cómo este puede influir en el bienestar de nuestros pequeños y, sobre todo, en la tranquilidad de nosotras, las madres.

Bisfenol A, utilizado para la fabricación de plásticos

Durante la fabricación de todos aquellos elementos elaborados con materiales plásticos, se utilizan un gran conjunto de sustancias químicas. Estas pueden quedar impregnadas en los productos, aunque por lo general se tiene mucho cuidado de que no sea así. Entre ellas, se encuentra el bisfenol A.

El bisfenol A, también conocido como BPA, se utiliza en la fabricación de policarbonatos, utilizado con asiduidad en recipientes alimentarios. Ejemplo de ello son los platos o cubiertos, pero también los biberones infantiles. También es posible encontrarlo en resina epoxi, incluso en tintas de impresión térmica.

A pesar de que está autorizado su uso para la fabricación de plásticos, existe una limitación para evitar que su presencia afecte a los alimentos almacenados en los diferentes recipientes. Además, está prohibido su uso en la fabricación de biberones de lactantes.

Existe una “ingesta diaria tolerable”, que significa que el cuerpo humano puede asimilar cierta cantidad de este químico antes de que su presencia cause daños. Muchas veces no somos conscientes de que estamos ingiriendo bisfenol A, pero con un poco de cuidado podemos lograr que las dosis en nuestros seres queridos sean casi nulas.

¿Cómo afecta el bisfenol A a la salud de los pequeños?

Aunque los adultos podamos ingerir pequeñas cantidades de bisfenol A, estos no nos afectarán tanto como a nuestros hijos. Es durante las primeras etapas y la época de crecimiento donde la ingesta del BPA puede causar mayores problemas en su salud, a pesar de las grandes limitaciones legales que tiene su uso.

Las dosis altas de bisfenol A tienen un importante impacto tanto en hígado como riñones, órganos responsables de la filtración de toxinas del sistema digestivo. También crea problemas en el sistema endocrino, afectando a las hormonas y todo el proceso de crecimiento de los niños.

A la larga, la ingesta de dosis continuadas de BPA puede crear afectaciones en todos los sistemas de las personas, desarrollando enfermedades que se podrían haber evitado perfectamente. Un ejemplo de ello es el cáncer, aumentando las probabilidades de aparición.

Todo lo que sea la prevención es bienvenido, evitando que en un futuro aparezcan problemas de salud. Ya sea un futuro a corto o a largo plazo, sólo con un poco de cuidado adicional reducirás el riesgo y conseguirás que tu hijo esté más sano y feliz. Como con la adquisición de biberones sin bisfenol A.

Algunos consejos para poder elegir biberones sin bisfenol

Es importante aprender a identificar aquellos aspectos clave para poder elegir biberones sin bisfenol, pero también otros productos fabricados con plásticos o resinas susceptibles a que esté presente. Por ello, quiero que tengas siempre presente un buen puñado de consejos para cuidar de la salud de tu bebé.

El primero es siempre elegir productos que estén específicamente diseñados para los bebés. Esto nos asegurará de que tienen un tratamiento químico especial, evitando el bisfenol A y otros elementos peligrosos para la salud. Mira las etiquetas, debería indicar que están libres de dichos componentes químicos.

En caso de que no lo indique, también te puedes guiar por la translucidez del biberón. Por norma general, los opacos no utilizan BPA. Además, los plásticos también tienen un número indicando el tipo que se ha utilizado. El 7 es el categorizado para los policarbonatos, susceptibles de tener más bisfenol A.

Si no te fías, o prefieres buscar alternativas, siempre puedes acudir a biberones fabricados con otros elementos. Los de cristal, por ejemplo, están libres de este componente químico, aunque también pueden caer y hacerse añicos. Las siliconas también son una opción muy interesante de uso.

Share

You Might Also Like

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad. *

Información básica sobre protección de datos

Responsable: Georgina Giné Martí

Finalidad: Moderación y publicación de comentarios

Legitimación: Consentimiento del interesado

Destinatarios: Sus datos no serán cedidos a terceros salvo obligación legal o los necesarios para llevar a cabo la correcta prestación del servicio

Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos